fbpx

Los conceptos de “Estado” y de “Razón moderna” han nacido y crecido juntos en el marco del pensamiento y la actividad política europea. Pero esto no es tan así en el ámbito latinoamericano. Particularmente la Argentina de hoy y de ayer, siempre ha tenido entre sus virtudes y/o defectos, el hecho real y característico de su heterogeneidad política, social, económica y cultural. Una gran diversidad, entre lo que podríamos llamar la Argentina profunda, las provincias del interior, la periferia, y el centro, la región de la vasta e infinita llanura pampeana, encarnada en su valor más alto y cosmopolita, la Ciudad Autónoma de
Buenos Aires. Todo ello, más allá, de que muchos intelectuales una y otra vez releguen, olviden y hasta renieguen de la existencia de tal multiplicidad de ambientes, pretendiendo creer y hacer creer que los límites de la República y sus escenarios no se extienden mucho más allá de los límites del Riachuelo y la Avenida General Paz, dando a entender, de manera explícita o implícita, que todo lo que se encuentra más allá es casi un sinónimo de la barbarie descripta en el Facundo de Sarmiento.

 

Lee el documento completo en este link

DopazoEstructura de dominación

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *